Páginas vistas en total

domingo, 8 de enero de 2017

En Blanco y Negro. Las Aves de la Foz de Ramallosa (II)

    Entre las pocas cosas que tengo claras está la vocación naturalista que he sentido desde chaval y que me ha llevado a dedicar todo el tiempo que puedo a estar al aire libre, en contacto con la naturaleza, porque ahí me encuentro muy a gusto.
    Desde que me compré la cámara, hará aproximadamente siete años, la he dirigido a todo lo que me gustaba, mi familia incluida y, fruto de esa devoción, me encuentro en posesión de un montón de minutos de pájaros, entre ellos las veintitantas especies que son objeto de esta mini serie que empecé hace más de mes y medio con el título “Las Aves de la Foz de Ramallosa”.
    Llevar a cabo esta idea me ha supuesto organizar mínimamente mi material, ordenando las especies según lo que tenían en común. En la primera parte agrupé a marinas y acuáticas. Para esta segunda, sin embargo, he elegido cinco que poco más tienen en común que el ser aves ordinarias, fáciles de ver por su relativa abundancia y por ser menos esquivas que la mayoría.
    Son negras, del todo,





o blancas y negras,
o, porque no hay dos sin tres, completan la gama con el gris.
    Sin embargo, aunque estás harto de verlas, seguro que ni siquiera sabes como se llaman. Si compartieras la afición de que aquí estoy haciendo gala dirías, “una corneja”, o “una urraca”, o “una lavandera”, o sea, “un pájaro que no merece mayor comentario”. Esa suele ser nuestra actitud, visto uno, vistos todos. Como en tantos otros aspectos de nuestra vida no vemos lo que no nos interesa. La buena noticia es que esta ceguera nuestra no les afecta. Ellas siguen estando ahí.

 Podría decirse que son las más fuertes, pues han sobrevivido a las innumerables trabas que les ha puesto la civilización. Será por su indudable éxito reproductivo, o por su increíble capacidad de adaptación, lo cierto es que han evolucionado para sobrevivir a nuestro lado, y no por que se sientan a gusto si no por que, sin duda, algo han salido ganando.

    Blackbird, -pájaro negro- es el nombre en inglés del mirlo común, y es verdad que es un pájaro de color negro, pero dotado de un singular atractivo, gracias, entre otras cosas al amarillo anaranjado de su pico y contorno de ojos.
    De todos los pájaros que os propongo hoy, el mirlo bien podría ser el más alegre, con sus saltos y carreritas cuando busca las lombrices que le sirven de alimento. Alegre... y elegante. Hay que verlo -todo erguido- cuando se posa en el cable del tendido telefónico, con la cola enhiesta y sacando pecho.
    O cuando entre carrera y carrera se queda parado en medio de un prado, y hace ese gesto casi humano de ladear ligeramente la cabeza, como queriendo oír a las lombrices, afanadas en su trabajo subterráneo. Y así que las localiza, la emprende a picotazos con el suelo, intentando llegar a la que se esconde bajo tierra hasta que, no mucho después, la vemos colgando de su pico.
    No es difícil verlo cruzando la calle en un vuelo vertiginoso, o encaramado en lo alto de un árbol, lanzando su canción aflautada. Otras veces le he visto angustiado, en medio de un ataque de urracas a su nido, cacareando desesperado su aguda voz de alarma.
    Y que entrañable resulta cuando, al sorprenderle en el jardín, se agazapa discreto a  la sombra de un matorral, visible aún, pero confiado en pasar desapercibido por que su color le disimula.
Merlo (Turdus merula) from Jaime Sáiz on Vimeo.

    El estornino negro. Otro más que es negro, unicolor de apellido, científico. Un pájaro de aspecto discreto, de tamaño pequeño. Aunque es más grande que el gorrión -está en un segmento superior- todavía es pequeño.
    Tiene la cabeza grande, para su cuerpo, lo que nos lo insinúa ya como inteligente -cabeza grande, cerebro grande- si vale la asociación. De hecho es un plumífero de talento, y aunque hasta la fecha no me consta que haya publicado ningún libro -a pesar de ser negro- sí tiene una endiablada habilidad para imitar el canto de un sinfín de otras aves, lo que a parte de muy buenos ratos, alguna ventaja le debe dar.

Estorniño Negro (Sturnus unicolor) from Jaime Sáiz on Vimeo.
    En verano está más a lo suyo, a lo de todo el bicherío en realidad, que es reproducirse y darlo todo por sacar los pollos adelante, así que no es tan visible como en invierno, cuando el frío y el instinto gregario le lleva a juntarse con toda la parentela en bandadas tan numerosas que causan impresión, sobre todo por la increíble coordinación que demuestran en sus movimientos.

    Es una buena manera, sobre todo, de evitar los ataques de los depredadores, del halcón peregrino en especial. Parece ser que ante la superabundancia de individuos el halcón, incapaz de decidirse por uno, no lanza su ataque.
    El mangallón de este “quinteto de viento” -un poco forzado el chiste, lo reconozco- bien podría ser la corneja, con sus casi 50 cm. de largo y ochenta y tantos de envergadura. Es un cuervo para la mayoría. Casi nadie le llama corneja, que es sin embargo su verdadero nombre. El cuervo es aún más grande. Pero bueno, pájaro negro, grandecito y de voz estridente, ya se sabe, un cuervo. Y como tal, pájaro de mal agüero para la mayoría. Si, ya sé que hoy en día nadie cree en estas cosas -¡Uy, vaya mentira acabo de decir!- pero siempre se ha dicho “calumnia que algo queda” y así estamos, que no las podemos ni ver. Si hasta a mi me caen gordas, y ¿que culpa tienen los pobres bichos?

Corvo viaraz (Corvus corone)-Vimeo 720p upload from Jaime Sáiz on Vimeo.
    Son condenadamente listas -cabeza grande, como el estornino- y es proverbial el ingenio que demuestran en tantas y tan distintas situaciones. Capaces de hablar, de usar herramientas, para conseguir comida, por ejemplo. Todos habréis visto aquel video de David Attenborough, creo que “La Vida de las Aves”, donde se les veía en un semáforo en Japón, dejando caer nueces para que los coches las cascaran al pasar y aprovechar después la luz roja para recoger la pulpa.

    Otra muestra inequívoca de inteligencia de la que también da muestras la tan denostada corneja es la disposición a jugar. Un video que me pasó mi amiga Liliana de una corneja cenicienta haciendo snowboard en un tejado ruso lo ilustra muy bien.

  ¿Que puedo decir de la urraca que no haya dicho ya? Tan cabezona -ergo, inteligente- como las anteriormente mencionadas, presente en casi todas partes, en grupos pequeños, aunque también se le ve en solitario, acosadora del mirlo -como ya dije- y otras muchas aves a cuyos huevos y pollos no hace en absoluto ascos. Os animo a que leáis lo que sobre ella escribí hace unos años en Sendereando, el blog de mi amigo José, con quien tantos y tan amenos kilómetros llevo caminados.

Pega (Pica pica)-Vimeo 720p upload from Jaime Sáiz on Vimeo.
    La última de mis invitadas hoy es la entrañable lavandera blanca, la blanca, negra y gris. La que con su larga cola, en constante movimiento arriba y abajo, de donde le viene su nombre en inglés -wagtail- camina tan ufana por las aceras de nuestras calles, casi más, me atrevería a decir -exagerando un poco- que por las orillas de ríos y playas que le dan nombre en nuestra lengua.
    Es una todoterreno que, digna de estar en este grupo de hoy, es capaz de sacarle provecho a muchos ambientes diferentes, tanto naturales como humanizados. A unos amigos les anidó mas de una vez en una maceta con flores que tienen en la ventana de su piso en pleno centro de Vigo.
   
Lavandeira branca (Motacilla alba) from Jaime Sáiz on Vimeo.

 Me confieso -fruto de mi ignorancia- incapaz de decir más de este sencillo pajaruelo que veo a diario aquí y allá. Pero eso es lo que he estado intentando deciros desde la primera linea. Vamos a dejarnos, de una vez por todas, de buscar extravagancias. O, al menos, no hasta que hayamos rendido el homenaje que merecen a los que nos acompañan a diario, por más que nos parezcan aburridos y ordinarios.
_______________________________________________________________________________

Las tres primeras imágenes de aves que he utilizado proceden de la web de la Sociedad Española de Ornitología. Son propiedad de Juan Varela, y forman parte de su guía "Aves de España", cuya adquisición recomiendo a todo el que quiera profundizar en el conocimiento de nuestras aves.

8 comentarios:

  1. Jaime, es cierto que las aves de esta segunda serie nos resultan más familiares tanto es así que, por ejemplo, no hace mucho tiempo una lavandeira anidó en nuestra terraza de Panxón (en invierno no estamos allí); pero también lo es que, gracias a tu magnífica información y desvelo, este profano de las aves sabe sobre ellas, las conoce mejor y aprende a disfrutarlas. Gracias, un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Jaime me ha encantado el artículo y mas tu aficion....muy buenos los videos, impresionante la bandada de los estorninos y como bien comentas, su coordinados. Toda tu descripción y calma me anima a descubrir la aficion y fisfrutar de la naturaleza como tú haces...gracias sigue escribiendonos.

    ResponderEliminar
  3. Preciosa esta entrada! me encantó con cuánta ternura describes a estos pájaros, porque yo siento cosas parecidas, no por ser más comunes o urbanos, dejan de ser bonitos, elegantes e inteligentes. Y el hilo conductor del color me parece un acierto. Pero, tengo que decirlo, la sutileza de la analogía del "negro" que escribe con el estornino, ha sido lo mejor... falta mucho para la próxima entrada??? :D

    ResponderEliminar
  4. Ni yo mismo lo se. Espero que no. De hecho ya estoy trabajando en ella. Gracias por tu apoyo.

    ResponderEliminar
  5. Enhorabuena por esta entrega Jaime. Muy interesante. Sucinta en la exposición, con ayudas sonoras y gráficas (tanto de vídeos como de dibujos) muy bien seleccionas para su identificación. El baile de los estorninos es espectacular. Al igual que tú, creo que no por comunes son menos interesantes. Las cornejas son una aves fabulosas. Recuerdo aquella vez que juntos pudimos contemplar como cuatro de ellas atabacan a un ratonero para alejarlo de su territorio.

    ResponderEliminar
  6. Enhorabuena por esta entrega Jaime. Muy interesante. Sucinta en la exposición, con ayudas sonoras y gráficas (tanto de vídeos como de dibujos) muy bien seleccionas para su identificación. El baile de los estorninos es espectacular. Al igual que tú, creo que no por comunes son menos interesantes. Las cornejas son una aves fabulosas. Recuerdo aquella vez que juntos pudimos contemplar como cuatro de ellas atabacan a un ratonero para alejarlo de su territorio.

    ResponderEliminar
  7. Enhorabuena por esta entrega Jaime. Muy interesante. Sucinta en la exposición, con ayudas sonoras y gráficas (tanto de vídeos como de dibujos) muy bien seleccionas para su identificación. El baile de los estorninos es espectacular. Al igual que tú, creo que no por comunes son menos interesantes. Las cornejas son una aves fabulosas. Recuerdo aquella vez que juntos pudimos contemplar como cuatro de ellas atabacan a un ratonero para alejarlo de su territorio.

    ResponderEliminar
  8. Enhorabuena por esta entrega Jaime. Muy interesante. Sucinta en la exposición, con ayudas sonoras y gráficas (tanto de vídeos como de dibujos) muy bien seleccionas para su identificación. El baile de los estorninos es espectacular. Al igual que tú, creo que no por comunes son menos interesantes. Las cornejas son una aves fabulosas. Recuerdo aquella vez que juntos pudimos contemplar como cuatro de ellas atabacan a un ratonero para alejarlo de su territorio.

    ResponderEliminar